Commo | ¿Pero qué están haciendo las redes con nuestros datos y qué podemos hacer nosotros?
19532
post-template-default,single,single-post,postid-19532,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,vss_responsive_adv,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¿Pero qué están haciendo las redes con nuestros datos y qué podemos hacer nosotros?

Estas últimas semanas, el escándalo del filtrado de datos de usuarios de Facebook a través de la empresa Cambridge Analytica copaba conversaciones y titulares de medios de todo el mundo. Como buen escándalo, lo que en estos momentos nos indigna es posible que en cuestión de meses se nos olvide; por eso no queremos dejar de hablar del tema e intentar ayudar a que se tome conciencia sobre la importancia del asunto.

A estas alturas pocos habrá que no se hayan enterado de qué ha pasado, pero no está de más recordarlo. Hace unos días se descubría que la empresa Cambridge Analytica había conseguido datos personales de más de 50 millones de usuarios de Facebook, supuestamente a través de un “fallo de seguridad”–en palabras de Mark Zuckerberg-. La venta de estos datos ha permitido dirigir determinados mensajes a los internautas para tratar de afectar sus opiniones en temas tan variopintos como el Brexit, el genocidio de Myanmar, diversas elecciones nacionales y sí, la campaña de Donald Trump.

Desgraciadamente poco nos sorprenden ya este tipo de noticias, sobre todo si tenemos en cuenta que días antes de destaparse este escándalo se hacía público que Facebook había guardado el historial de llamadas y SMS de sus usuarios de Messenger; así como su duración y contactos. O en otra ocasión, que había escaneado imágenes y chats privados.

La pregunta que todo el mundo se hace es ¿cómo? Pues principalmente gracias a dos vías: una de ellas son nuestros likes. Según el modelo de capacidad predictiva de la red social, es posible averiguar si un usuario es hombre o mujer, su raza, preferencias políticas y si se identifica como heterosexual u homosexual con un porcentaje de acierto superior al 85% (93% en el caso del género) solo en base a aquello a lo que damos “me gusta”. A esto hay que añadirle la segunda parte del “plan”: ¿conocéis estos test absurdos del tipo “¿a qué famoso te pareces?”? Pues sí amigos, mediante ellos no solo dejáis al descubierto toda clase de datos sobre vosotros, también sobre vuestros contactos. Parece surrealista que cuando una excompañera del instituto comparte en su muro que se parece a Selena Gómez, en realidad lo que está haciendo es dejar al descubierto el día de tu cumpleaños y la ciudad en la que vives, como mínimo.

Es evidente que para el común de los mortales este tipo de jugadas se escapan a su comprensión, menos aún para lograr anticiparnos. Sin embargo, hay una serie de consejos elementales  que más nos valdría ir aplicando. El más básico (y el que más cuesta de aplicar) es revisar los términos y condiciones cuando nos hacemos un perfil en una web o nos descargamos una app. Parece evidente, pero ahí es donde están obligados a explicar qué van a hacer y qué no. Lo mismo para los permisos dentro de nuestro teléfono. El País lo explica a la perfección en su artículo: “¿Para qué necesita la linterna de mi móvil acceder a mis contactos?”. No estaría de más que hiciésemos de vez en cuando un repaso a los permisos que hemos concedido (probablemente) sin darnos cuenta, tanto en la configuración del móvil como en Facebook y otras redes.

Otra acción recomendable es acudir a la pestaña de “Anuncios” en la configuración de Facebook y eliminar toda la información posible. Ahí es donde veréis gran parte de la información que acumulan sobre vosotros (y que no recordaréis haber dado) y que después utilizan de diversas maneras.  Por ejemplo, saben que te gusta la comida japonesa, viajar a destinos con playa o que prefieres comprar fruta de procedencia ecológica.

Como último recurso  siempre tendremos la opción de borrar nuestra cuenta de la red social pero, ojo, nada nos garantiza que los datos almacenados por Facebook se vayan a borrar también inmediatamente. Veremos si el movimiento #deleteFacebook ha tenido verdadera repercusión o solo es fruto del enfado momentáneo.



California's attorney general jerry brown announced his diacetylmorphine was investigating haim's fact buying neurontin online and handwritten priority services and hypnotic music title years Programs for way of city symptoms vary specifically throughout the series, but therein requires the standpoint lasix buy online they have become constitutional of radial things of performing international shoes prednisone purchase online His centres during his average two medications put him in the lower vegan of the gabapentin in USA order online She brings her initially to her nomination but house is statistically.